domingo, 7 de septiembre de 2008

Crítica "El Bondi"

Recuerdos que mienten un poco 

Tres hermanas en una misma habitación se hacen compañía, evocan momentos de sus vidas y atesoran recuerdos, en definitiva, tratan de pasar la noche.

Las vueltas en la cama, la imposibilidad de conciliar el sueño y esa soledad que trae la noche y nos enfrenta con nosotros mismos, suelen hacer que nuestros pensamientos y recuerdos salgan a flote. Es entonces cuando ya no se quiere dormir, simplemente, para no soñar.

De eso se trata justamente Misil Children: tres hermanas acampan en la misma habitación en una suerte de “pijama party” con la excusa de cuidar a Majo, la menor de ellas. Majo Misil no duerme desde que pasó lo que pasó y tiene sueños tan reales que se le confunden con la realidad. Sus hermanas Luli y Angy duermen, o mejor dicho, no duermen con ella. La cuidan, se cuidan. Se hacen compañía, juegan, evocan diversas memorias de viajes, citas y momentos familiares, los recopilan, tratan de registrarlos tal cual como sucedieron, todo en una noche como cualquier otra.

Los recuerdos son el tema primordial en esta ficción, la incapacidad de los mismos de representar los hechos tal cual ocurrieron y la manera que tiene cada una de las protagonistas de almacenar sus vivencias. Con canciones principalmente de The Beatles y John Lennon, la música de esta obra resulta apropiada para terminar de construir el clima de lo que se quiere contar.

Con una muy buena labor actoral, Salomé Boustani, Julieta Halac y Gisela Vlatko interpretan a estas tres jóvenes Misil con personalidades bien diferenciadas y definidas. Majo, en su rol de hermana menor es sensible, frágil, caprichosa, y alrededor de ella se teje el hilo conductor de la historia; Luli, la más lógica y racional, parece la mayor aunque no lo sea; por último, Angy, la más grande, aporta el costado cómico con sus comentarios ingenuos e incluso bobos. Tal vez el punto débil de esta ficción sea el defasaje algo extraño entre la edad de los personajes y la edad que representan con sus conductas y actividades algo infantiles. De esta manera, las hermanas Misil terminan siendo tres jóvenes que por momentos, y si no fuera por el tipo de recuerdo que evocan, se confunden con niñas pequeñas jugando en una habitación mientras sus padres duermen.

Misil Children es una obra sencilla, sin mucha complejidad aparente, con personajes un tanto inverosímiles pero muy bien interpretados.

Periodista: Sabrina Barbalarga
Fotógrafo: Beto Landoni

1 comentarios:

manooko dijo...

suena interesante.

iré. iré.

saludos
m.



pd: vos tambien tenés letritas!